Más de 40

años de historia

3

plantas

83

empleados

350.000

Tn de producción de malta

Intermalta se fundó en 1977 en San Adrián (Navarra).

El desarrollo del consumo de cerveza en España así como la progresiva desaparición de las tradicionales capacidades, en particular de malterías de cervecería, requiere acompañar a los cerveceros en su crecimiento creando una nueva cadena cebada-malta-cerveza.

Con la adquisición de Maltamancha, una planta de malteado en Albacete en 1999, y la nueva planta en Sevilla en 2007, la capacidad total de producción de las 3 plantas españolas es de 310.000 toneladas al año. Esta cantidad se ha visto incrementada en 40.000 toneladas más el pasado mes de Julio de 2019 con el proyecto Cervantes. Cervantes es la ampliación de la maltería de Albacete.

Imagen
Foto general de fabrica

Plantas

Navarra

Intermalta S.A.

Paraje La Cerrada s/n

31570 San Adrián

Navarra

+ (34) 948 672 000

Albacete

Intermalta S.A.

Polígono Romica, Avenida A, parcela 7

02080 Albacete

+ (34) 967 522 533

Sevilla

Intermalta S.A.

Ctra. de Torreblanca a Mairena Km 3.300 Finca La Caridad

41017 Sevilla

+ (34) 954 442 543

Las 3 plantas están certificadas en:

Imagen
OHSAS 18001

OHSAS 18001:2007

Sistemas de gestión de la seguridad y salud en el trabajo

Imagen
ISO 9001

ISO9001:2015

Sistema de gestión de calidad

Imagen
ISO 14001

ISO14001:2015

Sistema de gestión ambiental

Imagen
ISO 14001

ISO22000:2005

Sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos 

Mercados

Con más de 40 años de experiencia en el sector, estamos preparados para procesar y proveer maltas de primera calidad y cumplir todas las solicitudes: cerveceros, destiladores, artesanos.

Podemos suministrar a granel, bolsas y big-bag y entregar en camión y contenedor  (20 pies y 40 pies).

Nuestros clientes encontraran en nosotros un socio servicial y colaborativo en su camino para obtener una cerveza excelente!

Imagen
barra con cervezas

Proceso de malteado

Simplificándolo puede decirse que en la maltería se reproducen las condiciones de humedad y temperatura que el grano encontraría en el campo para poder germinar y alimentarse de sus propias reservas hasta transformase en una planta capaz de nutrirse del medio que le rodea. Con la diferencia que el maltero es capaz de controlar este proceso natural según sus necesidades y además interrumpirlo para aprovechar los productos generados por el propio grano.

Entrando un poco más en detalle diremos que las fases del malteado son principalmente tres: el remojo, la germinación y la tostación. En estas fases suceden las transformaciones bioquímicas del grano de cebada para llegar a ser malta de cebada. Previa y posteriormente aplicamos varios procesos físicos que tienen como finalidad la limpieza y calibrado del grano para retirar grano pequeño, impurezas propias del campo que pueden acompañar a la cebada y las raicillas que se generan en el proceso de malteado. Veremos con más detalle las fases principales por orden cronológico.

  • Remojo
  • Germinación
  • Tostación

El Remojo consiste en la inmersión de la cebada en agua fresca con el fin de aportarle la humedad necesaria para activar su proceso vital de germinación. En este proceso el grano despierta e intensifica su respiración por lo que “las tinas de remojo” cuentan con el aporte del aire necesario para esta respiración y la extracción del CO2 que la misma genera. Para conseguir alcanzar las humedades objetivo se alternan periodos de inmersión y secos. Para una malta Pilsen la humedad del grano deseada tras el remojo suele ser de 40-42% en un proceso que dura entre uno y un día y medio.

La cebada tras el remojo, una vez que su germen se ha activado, se deposita en “la caja de germinación”, una sala con temperaturas frescas de 14-18ºC y un ambiente saturado de humedad para que durante unos 6 días se mantengan las condiciones de humedad del grano y se den los procesos de producción de enzimas y los cambios metabólicos buscados. Es un proceso exotérmico y aeróbico por lo que es importante tener la suficiente aireación para mantener las condiciones. Controlando la humedad del grano, la temperatura y el tiempo de germinación el maltero puede obtener el grado de modificación deseado en función de la malta objetivo.

En la tostación se retira la humedad deteniendo así el proceso de germinación. El perfil de temperaturas y humedad seguido durante el tostado es decisivo en los colores y aromas obtenidos en la malta final. Es un proceso lento y complejo que normalmente se inicia con temperaturas medias para preservar la actividad enzimática y posteriormente subir las temperaturas para finalizar el tostado. De manera aproximada puede decirse que para una malta Pilsen la temperatura inicial será de unos 60ºC, terminando con 85ºC en un tiempo total de un día y medio para lograr una humedad del 4-5% que permite su almacenamiento durante más de un año.

Seguridad

Nada justifica que te lesiones en el trabajo

  • Sevilla celebra 370 días sin accidentes

El pasado 31 de Enero, nuestros compañeros de la planta de Sevilla celebraron 370 días sin accidentes. Una vez más esta claro que el trabajo de todos ha hecho posible alcanzar este objetivo. Felicidades a todo el equipo y nuestro mayor ánimo para seguir trabajando por el mismo camino.

Imagen
Sevilla 370 days without accidents

Contacto:

Harvester